Una persona normal vive una rutina hasta que un día pasa algo. Ese día  empieza un viaje que lo cambiará todo. En este viaje el protagonista se enfrenta a varias pruebas, y las supera una a una, con o sin éxito (aprende de los fracasos).

Y por el camino se encuentra 3 cosas: gente que la ayuda, detractores y al menos un elemento mágico (un objeto, un acontecimiento, un libro, algo que tiene una repercusión muy especial en ese viaje).

Al final, el protagonista se encuentra la gran prueba final. Esta prueba la tiene que superar sí o sí. Cuando la supera, vuelve a ser una persona normal y, aunque nada ha cambiado, todo ha cambiado porque él ha cambiado.

Hay una transformación interior”.